¡Hola!

Ya sé lo que estás pasando: Tienes dolor, te diagnosticaron cálculos biliares, tienes miedo y no quieres pasar por una cirugía. Yo tenía el mismo problema y no quería tener que operarme, ya que había tenido una operación previa de apendicitis y no quería que me quitaran otra parte de mi cuerpo y me dejaran otra cicatriz. Pero encontré un método que me ayudó a recuperar mi salud, eliminar las piedras que me estaban causando el problema y ya no he tenido que operarme.

Una noche saliendo del trabajo me dio un dolor en el pecho –sí, el pecho- que de a poco comenzó a hacerse más y más fuerte. Me dieron analgésicos pero nada me hacía efecto. Al llegar a mi casa me recosté en la cama esperando que el dolor cediera, pero al contrario, se hizo insoportable. No podía dejar que las lágrimas rodaran sobre mi cara, me retorcía y gritaba del sufrimiento. Tuve que llamar a una ambulancia y por fin llegaron los doctores, luego de 30 minutos que me parecieron 10 horas. Yo sudaba, vomitaba y quería gritar. Mi presión arterial estaba por el suelo. Les rogaba a los doctores que me dieran un calmante que terminara con mi dolor. Me hicieron algunos estudios rápidos y pensaron que estaba teniendo un ataque al corazón, a pesar de ser un hombre joven de 32 años. Fui llevado de inmediato a un hospital, y luego de realizarme un chequeo completo, me dijeron que mi corazón estaba bien, pero tenía piedras en la vesícula biliar y estaba inflamada de tanta bilis retenida.  Me dieron una inyección analgésica y luego de una hora aproximadamente el dolor cedió, pero yo seguía agotado. Y en ese momento tomé la decisión de no operarme todavía, de buscar otra alternativa e informarme.

Finalmente me explicaron que tuve un fuerte cólico biliar. Esto significa que una de las piedras salió de la vesícula y se atoró en las vías biliares, lo que causa un dolor que según dicen, se parece a un parto. Luego de una semana tuve otro episodio similar.

Gracias a Dios encontré un método que me ayudó a terminar con el problema y mi vesícula a conseguido recuperarse. Como las piedras se eliminan por las evacuaciones, este sistema necesita que uno se tome todo un fin de semana y es un poco molesto tener que ir al baño cada 2 o 3 horas, pero no se compara con tener que ser abierto con un bisturí y gastar muchísimo dinero en una operación costosa. Espero que esta información te sea útil y que recuperes pronto tu salud.