También pueden identificarse los problemas de vesícula e hígado en la lengua, boca, labios y dientes:

1) La lengua tiene una capa amarilla/blanca, especialmente en la parte de atrás. Esto indica un desequilibrio en la secreción de bilis, la cual es la mayor causa de problemas digestivos. Los residuos tóxicos de la comida no digerida, fermentada o en descomposición permanecen en el tracto intestinal. Esto bloquea el flujo de la linfa en el conducto toráxico y previene la remoción de las toxinas y microbios en la garganta y la boca.

2) Impresiones dentales en los costados de la lengua, frecuentemente acompañados de descargas de mucosa blanca. Esto indica una pobre digestión y la inadecuada absorción de nutrientes en el intestino delgado.

3) Granos en la lengua. Son indicadores de una pobre  digestión y la presencia de comida fermentada o en descomposición en ambos intestinos, grueso y delgado.

4) Grietas en la lengua. Estas son señales de un viejo problema en el colon. La comida no se mezcla con suficiente bilis, lo que permite que ácidos tóxicos dañen y trastornen las paredes del colon. Puede haber un poco o nada de descargas de mucosas en la lengua.

5) Continúas descargas de mucosas a la garganta y boca. La bilis puede regurgitarse hacia el estomago, irritando su revestimiento protector y causando la excesiva producción de mucosa. Alguna de labilis y la mucosa pueden llegar el área de la boca. Esto puede crear unmal sabor (amargo) en la boca y da pie a repetidos intentos de limpiar la garganta, lo que muchas veces significa toser. La descarga de mucosas sin el sabor amargo es el resultado de una pobre digestión de la comida y la generación de toxinas. La mucosa ayuda a atrapar y neutralizar algunas de estas toxinas, pero produce la congestión como efecto secundario.

6) Mal aliento y eructos frecuentes. Ambos indican la presencia de comida mal digerida, fermentada o en descomposición en el tracto gastrointestinal. La bacteria que actúa en el material de desecho produce gases, los cuales en ocasiones pueden ser tóxicos, de ahí el mal olor que emana del aliento.

7) Formación de costras en las esquinas de la boca. Esto indica la presencia de úlceras duodenales, causadas por la regurgitación de bilis en el estómago, u otras razones mencionadas anteriormente. Las úlceras en varias partes de la boca o la lengua son muestra de que hay inflamación o ulceración en las partes correspondientes en el tracto gastrointestinal. Por ejemplo, una úlcera bucal en la parte exterior del labio inferior indica la presencia de úlceras en el intestino grueso. Herpes en el labio corresponde a una severa inflamación y ulceración en la pared intestinal.

8) Manchas oscuras o parches en los labios. Estas marcas ocurren cuando las obstrucciones en el hígado, la vesícula y los riñones resultan en la disminución y estancamiento de la circulación sanguínea y el drenaje linfático por todo el cuerpo. Puede haber una constricción avanzada y anormal de los capilares sanguíneos. Si el color de los labios es rojizo (oscuro) o morado, esto indica que las funciones cardíacas, pulmonares y respiratorias se encuentran disminuidas.

9) Labios hinchados o expandidos. Esta condición indica enfermedades intestinales. Si el labio inferior esta hinchado, el colon sufre de constipación, diarrea o ambos, alternadamente. Los gases son producidos por la comida mal digerida, lo que da pie a la hinchazón e incomodidad abdominal. Un labio superior hinchado indica problemas estomacales, incluyendo la indigestión, frecuentemente acompañada de acidez estomacal. Una boca apretada y anormal indica que la persona sufre de problemas del hígado, vesícula y probablemente los riñones. Si el labio inferior esta seco, se agrieta y pela fácilmente, puede haber ya sea constipación o diarrea crónica, y grandes cantidades de ácidos tóxicos prevalecientes en el colon. Esta condición esta acompañada de una severa deshidratación de las células del colon.

10) Problemas dentales. Son generalmente causados por desequilibrios nutricionales. Una pobre digestión y el sobre-consumo de comidas refinadas, procesadas y creadoras de ácidos, como el azúcar, el chocolate, la carne, el queso, el café, la soda, etc., despojan al cuerpo de sus minerales y vitaminas. Los adultos por lo general tienen 32 dientes. Cada diente corresponde a una vértebra en la columna y cada vértebra esta conectada a un órgano o glándula de importancia. Por ejemplo, si cualquiera de los cuatro dientes caninos tiene caries, esto indica la presencia de cálculos biliares en el hígado y vesícula. Los dientes, particularmente los caninos, con color amarillento indican la presencia de toxinas en los órganos localizados en la región abdominal media, léase el hígado, la vesícula, el estómago, el páncreas y el bazo. Las bacterias no son las responsables de las caries en los dientes. Ellas solo atacan al diente cuando ya existe un desequilibrio en el radio ácido/alcalino. Las secreciones de saliva también juegan un muy importante papel en la protección de los dientes. Los dientes verdaderamente saludables duran toda la vida.