Para saber si padece de cálculos biliares o hepáticos, comience prestando atención a su piel.

La principal función de la piel es el continuamente ajustar el interior de nuestro cuerpo al siempre cambiante ambiente externo, como la temperatura, la humedad, la luz, etc. Además, se encarga de protegernosde heridas, microbios y otros agentes dañinos. Junto con el tener queenfrentarse a estas influencias externas, la piel también monitorea y cambia de acuerdo a los cambios internos que suceden dentro del cuerpo. Por lo tanto, refleja la condición de los órganos y los fluidos corporales, incluyendo la sangre y la linfa. Cualquier funcionamiento anormal delcuerpo durante un largo periodo de tiempo inevitablemente se representaráen la piel como imperfecciones en la piel, decoloración o cambios comopiel reseca, piel grasosa, arrugas, líneas de expresión, etc. Casi todas las afecciones de la piel son consecuencia de problema de equilibrio hepático. Los cálculos biliares conducen a problemas circulatorios, los cuales reducen el suministro de nutrientes a la piel, previniendo su sano desarrollo y la rotación normal de las células de la epidermis. Las siguientes señales son particularmente indicativas de cálculos biliares en elhígado y la vesícula:

1) Puntos negros y parches de color café chicos y grandes que son del color de pecas o lunares. Por lo general aparecen en ambos lados, izquierdo y derecho de la frente, entre las cejas o debajo de los ojos. También pueden aparecer justo arriba de los hombros o entre losomoplatos. Los más notables son los llamados lentigos en la parte anterior de manos y antebrazos, y usualmente vistos entre la gente de edad media y mayores. Si los cálculos biliares, espontáneamente excretados por la vesícula se quedan atorados en el colon, esas manchas también aparecen donde el pulgar y el índice se unen. Los lentigos por lo general desaparecen gradualmente después de que la mayoría de las piedras son removidas del hígado y la vesícula.

2) Arrugas horizontales a través del puente nasal. Estas son una señal de afecciones pancreáticas debido a cálculos biliares en el hígado. Si una línea es muy profunda y pronunciada, puede sufrir pancreatitis o diabetes.

3) Coloración oscura o verde en el área de las sienes en la cabeza. Esto muestra que el hígado, la vesícula, el páncreas y el bazo se encuentran subutilizados debido a depósitos de cálculos biliares en el hígado y la vesícula. Esto puede estar acompañado de un color azul o verde en ambos lados del puente nasal, lo que indica un malfuncionamiento del bazo. Una línea horizontal a lo largo del puente nasal indica una debilidad del páncreas.

4) Piel grasosa en el área de la frente. Esto refleja un pobre desempeño del hígado debido a cálculos biliares. Lo mismo aplica a una excesiva transpiración en esta parte de la cabeza. Un color amarillo de la piel de la cara indica desórdenes en las funciones biliares del hígado y la vesícula, así como debilidad del páncreas, los riñones y órganos excretores.

5) Pérdida del cabello en la región central de la cabeza. Esta marca indica que el hígado, el corazón, el intestino delgado, el páncreas y los órganos reproductivos están cada vez más congestionados e irritados. Hay una tendencia a desarrollar enfermedades cardiovasculares, problemas digestivos crónicos, y formación de quistes y tumores. Las canas a temprana edad significan que las funciones del hígado y la vesícula se encuentran disminuidas.